10 junio, 2019

Novedades

12 de Junio - Día Mundial de la Esteatohepatitis No Alcohólica

El Dr. Pirola y la Dra. Sookoian nos cuentan todo lo que debemos saber acerca de la enfermedad grasa del hígado.

Compartir en redes sociales

Los investigadores del Consejo, El Dr. Carlos Pirola (Investigador Superior) y la Dra. Silva Sookoian (Investigadora Principal) lideran un grupo de investigación que desde hace años estudian acerca de cómo se desarrolla esta enfermedad, cuales son los genes que predisponen a la misma, y cuáles son los mecanismos que llevan a los pacientes a desarrollar enfermedad más grave. El grupo de trabajo es pionero en el descubrimiento de mecanismos asociados con la progresión de la enfermedad hepática, incluidos factores genéticos y epigenéticos, así como también la presencia de biomarcadores para la detección precoz de la misma.

¿Qué tengo que saber acerca de esta enfermedad?

  • La enfermedad grasa del hígado, o hígado graso (NAFLD, de su sigla en inglés) es una enfermedad crónica que presenta una elevada frecuencia en la población (entre el 10 y el 40% de las personas la padecen).
  • Esta enfermedad es generalmente silenciosa porque raramente presenta síntomas, por lo que la gran la mayoría de las personas afectadas podrían no saberlo.
  • La misma se asocia con otras enfermedades también muy frecuentes, tales como la obesidad y la diabetes del adulto, también conocida como diabetes tipo 2.
  • Esta enfermedad crónica del hígado afecta tanto a población infantil como a adultos, y se la diferencia de otras causas de hígado graso porque sucede aun en ausencia de consumo de alcohol (por ello se la conoce comúnmente cono “hígado graso no alcohólico”.
  • Esta enfermedad presenta un componente hereditario y la misma podría ocurrir en familias.

¿Esta enfermedad puede ser grave?

  • El hígado graso se ha convertido en la primera causa de enfermedad crónica del hígado a nivel mundial, y además se encuentra entre las principales causas de enfermedad hepática terminal y trasplante hepático en el mundo occidental.
  • Se sabe que el hígado graso podría progresar en los pacientes afectados desde estadios benignos hacia formas clínicas mas graves, las que podrían llevar a un cuadro inflamatorio crónico del hígado (parecido a la hepatitis), la destrucción progresiva de las células hepáticas con la formación de “cicatrices” en el tejido (también conocidas como fibrosis), los que en su conjunto se denominan técnicamente “esteatohepatitis” (o NASH de su sigla en inglés). Esta forma más grave del hígado graso, la esteatohepatitis, podría llevar a el desarrollo de cirrosis si no es detectada y tratada a tiempo.
  • También la presencia de hígado graso se asocia con más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tal como la hipertensión arterial y el infarto de miocardio.

Compartir en redes sociales